Data cities: ¿Cómo usar los datos en beneficio de las ciudades?

El uso que hacemos de las tecnologías inteligentes y apps de seguimiento se ha convertido en un debate crucial durante la pandemia de la COVID-19. Además, a este debate hace falta sumarle aspectos controvertidos como es la protección de datos, una cuestión que deriva directamente del uso de plataformas digitales. 

Smart Cities, ¿modelo a seguir?

Se prevé que la concentración de personas en ciudades aumente de forma exponencial en un futuro próximo. Las ciudades inteligentes (smart cities) son un nuevo modelo de ciudad que aplica las tecnologías de la información y comunicación (TIC) en su infraestructura y entramado urbano. Esta idea forma una parte importante de las proyecciones de futuro de nuestras sociedades. Países como China, Singapur, India, Arabia Saudí, Kazajstán, Jordania y Egipto son algunos de sus máximos impulsores. Pero, ¿en qué sentido han traducido estos países algunas de sus ciudades inteligentes?

Entre otros, han hecho que sus infraestructuras estén totalmente integradas con sistemas de Internet y comunicaciones. También con otros servicios básicos y sistemas de transporte y seguridad inteligentes. Las data cities, por otra parte, son aquellas ciudades que no sólo usan las TIC, sino también los datos, para realizar sus principales actividades: ofrecer servicios públicos, organizar sistemas de transporte, vigilancia en los barrios …

Sea cual sea la forma que tomen las ciudades del futuro, parecen anticipar que habrá una necesidad de usar programas de Inteligencia Artificial y algoritmos de aprendizaje automático. Esta será la forma de trabajar estas grandes cantidades de datos, que a la vez se procesarán a través de más plataformas digitales conectadas entre sí de forma inteligente. Estos datos, además, pueden resultar de gran interés para grandes corporaciones tecnológicas, que seguro querrán sacar provecho de esta oportunidad.

¿Cómo serán las ciudades?

Con la llegada de la pandemia del coronavirus, el control social se ha visto impulsado un paso más allá. Los datos, el seguimiento y el uso de mecanismos tecnológicos para fines de seguridad ya no son una idea lejana, sino un hecho cercano y cada día más real. ¿Cómo serán las data cities del mañana? ¿Cómo se diseñarán las ciudades del futuro? Pero, sobretodo, ¿cómo afectará el desarrollo de las nuevas tecnologías inteligentes a los Derechos Humanos y la privacidad individual?

Los posibles retos y oportunidades de esta propuesta de ciudad dieron lugar a las jornadas Data Cities, impulsadas por Disruption Network Lab el pasado mes de septiembre en Berlín. Además, se trataron aspectos como la gestión de las ciudades, la vigilancia y el tracking de datos, grandes proyectos en megaciudades o el impacto de las nuevas tecnologías en el arte. Esta conferencia se centró en las visiones de la ciudad inteligente para el futuro, tratando las implicaciones de las nuevas políticas de datos, así como analizando las consecuencias negativas no deseadas del seguimiento y la vigilancia para la privacidad y libertad.

Conferencia Data Cities del Disruption Network Lab (Berlin, 2020).  Fotógrafo: Riccardo Bernardi

Algoritmos

¿Para qué se utilizan los algoritmos que nos rodean? ¿Es para hacer que las máquinas nos perciban o para hacerlas percibir? Bajo el nombre de Reclaiming fecha cities: fighting for the future we really want, Denis “Jaromil” Roio y Julia Kloiber reflexionaron sobre el desarrollo presente y futuro de las fecha cities, basadas en el big data y la eficiencia de la alta tecnología. Roio es experto en innovación social digital, y Kloiber es la directora del Superrr Lab y partner a Ashoka Alemania. El encuentro entre ambos fue moderado por Daniel Irrgang, investigador del Weizenbaum Instituto.

Los algoritmos son herramientas poderosas que abren, a la vez, riesgos y oportunidades. Controlando un algoritmo se puede paralizar toda una ciudad o hacer su gestión más democrática, participativa y en contacto con sus habitantes. En la conferencia, Roio compartió su experiencia basándose en los aspectos tecnopolíticos los algoritmos. Y, a la vez, propone un enfoque humanista para su gobernabilidad.

Julia Kloiber reflexionó en esta misma línea sobre cómo valores feministas como el cuidado, el mantenimiento y la equidad pueden ayudar a diseñar tecnología para la ciudad del futuro. Kloiber remarca la importancia de tres conceptos: gobernanza, equidad y openness, para garantizar que los datos sean usados al servicio de los Derechos Humanos. ¿Cómo es una ciudad basada en los valores interseccionales? ¿Cómo conviven sus residentes, las empresas locales y el medio ambiente?

¡Algunos nombres para recordar!

Las jornadas, que se celebraron del 23 al 27 de septiembre, recibieron a expertos y expertas de todos los ámbitos. ¡Aquí destacamos una lista!

Y aquí puedes ver todos los vídeos de la jornada 

¿Quieres recibir la agenda de Societat Oberta a tu correo?

Suscríbete